Datos personales

SEVILLA, Spain
DOCTORA EN FISIOTERAPIA. UNIVERSIDAD DE SEVILLA.

jueves, 1 de noviembre de 2012

DIAGNÓSTICO EN FISIOTERAPIA




El Diagnóstico en Fisioterapia es un tema que suele causar gran expectación porque, en gran medida, aún tiene un cierto carácter mítico, teorético, epistemológico y, para muchos, lejano. No en vano, es una de las entidades nosológicas más complejas de analizar en Fisioterapia y, sin duda alguna, una de las dimensiones que con mayor dificultad se está intentando llevar a la práctica.

Pensamos que son muchos los autores que deben ser nuestra referencia en este ámbito, especialmente Steven J. Rose, Alan M. Jette, J. Dekker, I. Heerkens, M. Miller, J, Collins, A. Guccione, M. E van Baar, J. Kerssens y, de forma especial, al menos para nosotros, Shirley Saharmann. Todos estos autores son un referente internacional del Diagnóstico en Fisioterapia, siguiendo los marcos conceptuales propuestos desde la World Confederation for Physical Therapy que, al fin y al cabo, deben ser también nuestro marco referencial inicial. Como veis, nosotros no seguimos tanto la escuela francesa de E. Viel, aunque consideramos que tuvo su relevancia en un determinado momento. 

Y es que, cuando nos encontremos perdidos ante una tesitura concreta en Fisioterapia, creemos que la mejor opción es mirar hacia arriba y ver qué determinan instituciones de reconocido prestigio en este sentido o autores de relevancia que llevan trabajando estos temas de forma incansable desde hace años. A veces, las diatribas más complejas se resuelven casi con unos cuantos "clicks inteligentes" en una base de datos, o al menos, éste puede ser el inicio de la resolución.

Está claro que el tema del Diagnóstico en Fisioterapia es algo muy complejo, pero quizá lo hacemos más complejo de lo que es cuando pretendemos solventar este problema sólo en el seno de nuestro equipo, en nuestro ámbito concreto de trabajo y en la pequeña parcela que marca nuestra institución socio-profesional.

Pues bien, por introducir un poco este tema en nuestra primera entrada sobre DIAGNÓSTICO EN FISIOTERAPIA, puedo comentarles que El Prof. Miguel Villafaina explicaba, a finales de los años 90, que el término "valoración en Fisioterapia" llevaba implícito el concepto de "emisión de un juicio crítico o diagnóstico". Esta sencilla relación entre "valoración y diagnóstico" es esencial para entender que, sin duda alguna, realizar un Diagnóstico no es otra cosa que IDENTIFICAR un problema o problemas que puedan ser susceptibles de ser abordados desde la Fisioterapia. Por tanto, Diagnosticar e Identificar son conceptos que van de la mano en el heterogéneo, complejo y, al mismo tiempo, gratificante mundo de saber qué problemas de salud-enfermedad abordamos desde la Fisioterapia, qué datos son relevantes para saberlo y, sobre todo, cómo denominar todas esta información. 

Quizá, una de nuestras mayores preocupaciones está precisamente en eso, en las formas de ETIQUETAR el  Diagnóstico en Fisioterapia. Y es que, considerando, por ejemplo, los famosos Modelos de Salud de Wood y de Nagi, vemos como los Diagnósticos que más se ha extendido en el ámbito de las Ciencias Biomédicas han sido aquellos vinculados con la identificación de problemas de salud en relación con la ANOMALÍA Y DETERIORO (alteración en la estructura, en los órganos, en los tejidos, en los sistemas y las consecuencias clínicas directas de esta alteración en la función) y no tanto con entidades como la limitación funcional, la discapacidad o los hándicaps (antiguo concepto de "minusvalía", ya obsoleto) e incluso en los nuevos paradigmas que marcan los conceptos de "dependencia". 

Sabemos que el corazón de intervención de la Fisioterapia es la limitación funcional, en íntima relación claro con la anomalía, el deterioro y la preocupación porque esta limitación no llegue a producir un estado de discapacidad. Sin embargo, no tenemos etiquetas diagnósticas que, de forma universal, nos permitan reconocer estos cuadros de limitación funcional y nos tenemos que limitar a considerar que, toda la información extraída en la valoración analítica y funcional de nuestro paciente no es otra cosa que "nuestro juicio crítico". Y es precisamente esta falta de TAXONOMÍA DIAGNÓSTICA lo que nos preocupa especialmente, teniendo en cuenta que si falla el lenguaje común que nos permita diagnosticar, no podremos entendernos entre nosotros ni podremos proyectar diagnósticos entendibles a la comunidad sanitaria. Por ejemplo, quizá alguna de estas expresiones os suenen,  ¿ un peroné posterior, un patrón postural mixto, un bloqueo de la articulación sacroilíaca, la restriccción de la fascia supercial o los puntos gatillos latentes? Estos conceptos ¿nos dicen lo mismo a todos/as los/as fisioterapeutas? ¿podríamos hacernos entender con otros profesionales?

Y es que, las etiquetas diagnósticas en la anomalía y el deterioro han sido muy famosas, han tenido un gran peso específico en nuestra profesión y, aún hoy, nos seguimos nutriendo de ellas. Sin embargo, se han hecho algunas aproximaciones interesantes en este sentido, por ejemplo, las realizadas por Romero J. y Brandi JM sobre el Diagnóstico en Fisioterapia utilizando como referencia la C.I.D.D.M. en Cuestiones de Fisioterapia;  pero, realmente, no existe una proyección profesional prolija del uso de esta herramienta diagnóstica. Ahora, con el documento GUÍA DE ACTOS FISIOTERÁPICOS elaborado por el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de Andalucía en el que JM Brandi, también ha tenido mucho que ver, se pretende impulsar la dinámica del diagnóstico fisioterapéutico. 

El año pasado, en el I Congreso Internacional de Investigación celebrado en Sevilla, hubo algunas ponencias sobre el Diagnóstico en Fisioterapia que os aconsejamos veáis porque pueden servirnos también de referencia, siendo especialmente destacadas la Ponencia de Yvonne F. Heerkens y la de A.I. Cuesta Vargas por la vinculación que se hace de la Clasificación Internacional de Funcionamiento y el Diagnóstico en Fisioterapia, en el primer caso, y las posibilidades diagnósticas que el uso de las nuevas tecnologías permiten para trasladar el conocimiento del laboratorio a la práctica clínica, en el segundo caso. 

Sin duda alguna, hablar sobre el Diagnóstico en Fisioterapia es un tema más que atractivo para mí, sobre todo, porque vamos a intentar, desde este medio, ir estableciendo las estrategias profesionales que, en el ámbito clínico, podemos llevar a cabo para realizar de una forma lo más acertada posible el Diagnóstico en Fisioterapia, empezando a desarrollar las taxonomías diagnósticas que tanto ansiamos. Espero vuestras preguntas, sugerencias, problemas para que vayamos trabajando este tema por este medio.





1 comentario:

  1. Hola Raquel!

    Primero de todo felicitarte por tu blog y los temas que abordas en él.
    Soy un estudiante de fisioterapia (FUB-Manresa) y nos están remarcando mucho el diagnóstico en fisioterapia y creo firmemente en él.

    Es cierto, que existe mucha controversia entre el diagnóstico médico y el diagnóstico en fisioterapia por parte de algunos sanitarios. Considero que éste último debe valorar las deficiencias y discapacidades, observadas-estudiadas y de esta manera poder establecer un programa de tratamiento en función de las necesidades, escogiendo por lo tanto un modelo terapéutico apropiado.

    Referente a como etiquetar una patología y poder coordinarla con otros sanitarios, creo que es interesante el tema de la CIF y las Flags. Sistema muy utilizado en el Reino Unido, donde el fisioterapeuta ya trabaja con esta metodología.

    Por último, te dejo dos enlaces que me parecen muy interesantes.

    Rebollo Roldán, Jesús. "Contundente apoyo legislativo
    de las competencias profesionales
    enunciadas en el Libro Blanco
    de Fisioterapia"

    http://kinefel.wordpress.com/2010/06/11/diagnostico-en-fisioterapia/

    ResponderEliminar